HERALDOS EN EL MUNDO - Enero 2018

 
 

Nuevos ministros para la Iglesia – A los sacerdotes heraldos les falta tiempo para atender todas las necesidades pastorales que se les presentan. Y el problema tiende a agravarse... Las intensas actividades evangelizadoras de la institución, la incesante incorporación de jóvenes miembros, el creciente número de solicitudes hechas por obispos y párrocos que piden ayuda en la administración de los sacramentos nos recuerdan a menudo aquellas palabras del divino Redentor: “La mies es abundante, pero los obreros son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande obreros a su mies” (Mt 9, 37-38). En este contexto, las ceremonias de ordenación presbiteral son siempre, en los Heraldos, motivo de una alegría muy especial. Los sacerdotes recién ordenados están llamados a ser un importante refuerzo en el ministerio pastoral desarrollado por la asociación, pues se disponen a servir a la Iglesia con fervor allí donde son enviados por la santa obediencia. La última de esas ceremonias tuvo lugar el 29 de diciembre en la basílica de Nuestra Señora del Rosario, de Caieiras (Brasil). En ella, trece diáconos incardinados en la sociedad clerical de vida apostólica Virgo Flos Carmeli, rama sacerdotal de los Heraldos del Evangelio, recibieron el sacramento del Orden de manos de Mons. Benedito Beni dos Santos, obispo emérito de Lorena, estado de São Paulo. Una discreta y nobilísima presencia marcó este solemne acto: la imagen de Nuestra Señora del Buen Suceso y de las Victorias que presidía el retablo del altar, y parecía decir: “Hijos míos neo sacerdotes, ¡no temáis! Estaré siempre con vosotros cuando ejercitéis vuestro ministerio, al igual que estoy siempre con vuestro fundador”.

 
 

Basílica repleta – Los neo sacerdotes proceden de Chile, Paraguay y de varios estados brasileños. Delegaciones de los mencionados países y de numerosas ciudades de Brasil fueron hasta São Paulo para acompañarlos. Esto hizo que la espaciosa basílica se llenara.

 
 
 

Hombres nuevos – Una profunda transformación se opera durante el rito de la ordenación. Tras ser presentados a la asamblea, los candidatos declaran sus propósitos y se postran mientras se canta la letanía de todos los santos. Permanecen arrodillados para que sus hermanos en el sacerdocio les impongan las manos como signo de comunión y, finalmente, reciben el sacramento de manos del obispo ordenante. Cuando, ya revestidos de la casulla, esperan la unción y la entrega del pan y del vino, son hombres nuevos, capacitados para perdonar los pecados en nombre de Cristo y celebrar el Santo Sacrificio, obrando la transustanciación.

 
 
 
 
 

Padre y formador – Piadoso y erudito, Mons. Benedito Beni dos Santos fue profesor de Teología de Mons. Sergio Aparecido Colombo, obispo diocesano de Bragança Paulista, y es el supervisor de los estudios de los Heraldos del Evangelio. Esto hace que los presbíteros ordenados por él lo consideren un padre y lo admiren como formador.

 
 
 
 
 

Diáconos: elegidos para servir – El 27 de diciembre, Mons. Benedito Beni dos Santos, obispo emérito de Lorena (Brasil), presidió la solemne ceremonia en la que fueron ordenados diáconos 12 acólitos de la sociedad clerical de vida apostólica Virgo Flos Carmeli, de los siguientes países: Brasil, Colombia, Costa Rica, India y Vietnam. Conforme enfatizó Mons. Beni en su homilía, tienen, a partir de ahora, la misión de servir a la Iglesia, sobre todo en el anuncio de la Palabra.

 
 
 
 

Campos dos Goytacazes – Mons. Roberto Francisco Ferrería Paz, obispo diocesano de Campos, visitó el 26 de diciembre, fiesta de San Esteban, la casa que los Heraldos tienen en la ciudad. El prelado presidió la
Misa, que fue concelebrada por el P. Juan Carlos Gomes Barroso, EP.

 
 
 

Mons. Colombo dedica una nueva iglesia – La capilla de San Judas es la sede de una de las más pujantes comunidades de la parroquia de Nuestra Señora de las Gracias. Habiendo pasado por una importante reforma, llegaba el momento de hacer la solemne dedicación del templo, que tuvo lugar el 30 de diciembre en una ceremonia presidida por Mons. Sergio Aparecido Colombo, obispo diocesano de Bragança Paulista (fotos 1 a 3). Concelebraron la Eucaristía el párroco, el P. Caio Newton de Assis Fonseca, EP, que entregó al prelado las llaves del templo (foto 4), el P. Alex Barbosa de Brito, EP, presidente interino de los Heraldos, que agradeció la paternal presencia de Mons. Colombo (foto 5), y cinco sacerdotes más. También participaron en la ceremonia Antonio Aiacyda, alcalde de Mairiporã, y otras autoridades locales.

 
 
 
 
 
 

Ponta Grossa – El 7 de diciembre el obispo diocesano, Mons. Sergio Arthur Braschi, procedió a la bendición y dedicación del altar del oratorio San Pablo situado en la casa de la institución de esa ciudad paranaense. Mons. Braschi inauguró también el belén catequético y presidió la ceremonia de graduación de los alumnos del Colegio Heraldos

 
 
 
 

Afecto y consuelo para los más necesitados – El mismo día de Navidad, como viene siendo tradición, sacerdotes y misioneros de los Heraldos visitaron el Hospital Geriátrico y de Convalecientes Don Pedro II, siendo honrados con la compañía de Mons. Sergio de Deus, obispo auxiliar de São Paulo (1). Esta fue una de las numerosas actividades realizadas en el período navideño en todo el mundo para llevar afecto y consuelo a los más necesitados. En Maputo, Mozambique, miembros de la asociación llevaron al Niño Jesús a los niños de la Casa de la Alegría (2). En Nova Friburgo, Brasil, jóvenes de la rama femenina visitaron el Hospital Municipal Raúl Setã (3). En Cariacica, Brasil, heraldos y catequistas de la parroquia Buen Jesús distribuyeron alimentos, ropas y juguetes en Recanto da Beleza (4). Y en San José de Costa Rica, junto con jóvenes aspirantes, fueron recorriendo las habitaciones del Hospital Infantil cantando villancicos (5).

 
 
 
 
 
 

Portugal – El Nuncio Apostólico, Mons. Rino Passigato, recibió en la Nunciatura a algunas jóvenes de la rama femenina, que le ofrecieron un recital en honor del Niño Jesús (izquierda). En el histórico Monasterio de los Jerónimos, Mons. Joaquim Mendes, SDB, obispo auxiliar de Lisboa (centro), presidió la Santa Misa de Gaudete, seguida de un concierto de músicas navideñas. El espacioso templo estaba lleno de amigos y simpatizantes (derecha).

 
 
 
 

Belenes: evangelizar por medio del arte – Los belenes catequéticos de los Heraldos del Evangelio se han revelado un excelente medio para enseñar de forma atrayente el misterio de la Encarnación. Miles de niños de escuelas y de grupos de catequesis los visitan cada año en las casas de la institución en las que están instalados. En Santiago de Chile, el belén fue inaugurado por el cardenal Ricardo Ezzati, arzobispo metropolitano (1). En Recife, Brasil, fue Mons. Antonio Tourinho Neto, obispo auxiliar de Olinda y Recife, el que dio la bendición inicial (2). En Costa Rica y Guatemala la inauguración fue hecha por los respectivos nuncios apostólicos, Mons. Antonio Arcari (3) y Mons. Nicolás Thevenin (4). El belén de Guimarães, Portugal, fue visitado por Mons. Antonio Taipa, administrador diocesano de Oporto (5), Mons. Manuel Linda, obispo de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, y Mons. Nuno Almeida, obispo auxiliar de Braga. El belén de Salvador de Bahía, Brasil, que recibió el 1.er premio de la arquidiócesis en la categoría institucional, fue bendecido por Mons. Estevam dos Santos Silva Filho, obispo auxiliar (6).