Todos los sábados por la tarde, un grupo de Cooperadores de los Heraldos se reúne en la Casa del Sagrado Corazón de Jesús, en São Paulo, para compartir unas horas de convivencia, reflexión y oración. Y la Sra. Silvia — excelente cocinera — lleva habitualmente para la hora del té una sabrosa tartaleta de ricota, muy apreciada por todos. El entremés hasta recibió un apodo: “Tartaleta del Sagrado
Corazón de Jesús”.

Tiene muchas ventajas: es ligera, agradable y se aleja un poco de las típicas tartaletas. Además es sencilla de preparar.

 


 

Ingredientes

Para la base: 1 paquete de galletas de maicena / 100 grs. de mantequilla o margarina sin sal.

Para la crema: 500 grs. de ricota / 1 sobre (12 grs.) de jalea sin sabor / 1 cucharada de agua (con cuchara de té) / 1 tarro de leche condensada / 1 tarro de crema de leche, con suero / 1 cucharada (con cuchara de té) de esencia de
vainilla o cualquiera otra de su preferencia.

 

Modo de preparación

Moler las galletas en la licuadora. Ponerlas en un tazón y mezclarlas con la mantequilla. Esparcir la masa sobre el fondo de un molde. Meter al horno caliente por aproximadamente 10 minutos y dejar
enfriar.

 

Mezclar la jalea con cinco cucharadas (sopa) de agua fría y dejar en baño maría hasta que se disuelva. Revolver todos los ingredientes de la crema en la licuadora. Colocar esta mezcla en el molde anteriormente preparado y dejar en el refrigerador
por aproximadamente tres horas.

 

Cubrir con una mermelada de su preferencia. La Sra. Silvia recomienda mora, frutilla o también frambuesa, la que mejora
aún más el contraste de sabores. ²