Imagen de la reciente Jornada Mundial de la Juventud en Panamá

De 2000 a 2017 la Iglesia Católica ha crecido un 25% en el mundo entero, según informa el Annuarium Statisticum Ecclesiæ 2017, una publicación oficial de la Santa Sede divulgada el 6 de marzo.

 

En el 2000 el número total de católicos era de 1050 millones, pasando a 1313 millones a finales de 2017, cifra nunca antes alcanzada en la Historia de la Iglesia. El aumento de 263 millones de fieles en ese período representa un crecimiento medio de 15 millones por año. Para tener una idea de lo que esto significa, es como si anualmente la Iglesia Católica hubiera recibido entre sus miembros lo equivalente a la población conjunta de Noruega, Irlanda y Costa Rica en esa época.

 

Sólo en 2017 el aumento fue de 14 millones de católicos, un incremento del 1,1%, un porcentaje similar al del crecimiento de la población mundial.

 

Conforme muestran las estadísticas, la población porcentual de católicos en el mundo es ahora de 17,7%. De este total, el 48,5% viven en el continente americano —donde el 63,8% de habitantes son católicos—, el 21% en Europa, el 17,8% en África, el 11% en Asía y el 0,8% en Oceanía.