El santuario mariano de Orissa conmemora su Jubileo

Publicado el 05/09/2019

“Confiamos nuestro sufrimiento a María”: he aquí la oración de los más de 45 000 peregrinos que el 5 de marzo se congregaron en el santuario mariano de Partama, en el estado indio de Orissa. En esa fecha fue conmemorado el jubileo de plata del santuario con una Misa, presidida por Mons. John Barwa, SVD, arzobispo de Cuttack-Bhubaneswar, y concelebrada por Mons. Sarat Chandra Nayak, obispo de Berhampur, y más de setenta sacerdotes.

 

El santuario pertenece a la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, situada en el distrito de Kandhamal. Según las crónicas diocesanas, el 5 de marzo de 1994, una Bella Señora se le apareció a una viuda hindú que recogía leña en el monte Partama, y le dijo que le pidiera al sacerdote católico que construyera allí una iglesia en la cual se rezara el Santo Rosario por la conversión de los pecadores. La viuda, no obstante, fue ridiculizada al contarle el hecho a sus conocidos.

 

Días después la Bella Señora volvió a aparecerse, pero esta vez a un niño de 12 años, a quien le dijo: “Soy la Madre de Jesús. Reza todos los días el Rosario para edificar el Reino de Dios”. El párroco del lugar, el P. Alphonse Balliarsingh, construyó entonces una pequeña ermita en el sitio de las apariciones, en la cual entronizó una imagen de Nuestra Señora del Rosario. En poco tiempo la devoción a Ella se extendió por toda la región.

Deje sus comentarios

Los Caballeros de la Virgen

“Caballeros de la Virgen” es una Fundación de inspiración católica que tiene como objetivo promover y difundir la devoción a la Santísima Virgen María y de colaborar con la “La Nueva Evangelización” , la cual consiste en atraer los numerosos católicos no practicantes a una mayor comunión eclesial, la frecuencia de los sacramentos, la vida de piedad y a vivir la caridad cristiana en todos sus aspectos. Como la Iglesia Católica siempre lo ha enseñado, el principal medio utilizado es la vida de oración y la piedad, en particular la Devoción a Jesús en la Eucaristía y a su madre, la Santísima Virgen María, mediadora de las gracias divinas. Sus miembros llevan una intensa vida de oración individual y comunitaria y en ella se forman sus jóvenes aspirantes.

version mobile ->