Categoría

Crecer en el fervor eucarístico

Participar en la Misa dominical no es sólo una obligación importante, como señala claramente el Catecismo de la Iglesia Católica (cf. 1389), sino, ante todo, una exigencia profunda de cada fiel. No se puede vivir la fe sin participar habitualmente en la Misa dominical, sacrificio de redención, banquete común de la Palabra de Dios y del Pan eucarístico, corazón de la vida cristiana.
+ ver más

Una virtud difícil, pero posible…

La sagrada virginidad y la castidad perfecta, consagrada al servicio divino, se cuentan sin duda entre los tesoros más preciosos dejados como en herencia a la Iglesia por su Fundador. Pero ¿qué hacer para conservarlas?
+ ver más

Eucaristía y vida interior

Su profunda obra legislativa, su lucidez y su firmeza en la lucha contra los errores del modernismo y su ardiente devoción eucarística dan testimonio de la fe heroica que ardía en el corazón de San Pío X. Así lo proclamó Pío XII el día de su canonización.
+ ver más

Una única gran ley

El sacerdocio se funda en la valentía de decir sí a otra voluntad. Al conformarnos y sumergirnos en ésta, no sólo no será cancelada nuestra originalidad, sino que, al contrario, entraremos cada vez más en la verdad de nuestro ser.
+ ver más

Reunirse, caminar, adorar

La Eucaristía no puede ser nunca un hecho privado, reservado a personas escogidas según afinidades o amistad. Ser cristianos quiere decir reunirse desde todas las partes para estar en la presencia del único Señor y ser uno en Él y con Él.
+ ver más

Los Caballeros de la Virgen

“Caballeros de la Virgen” es una Fundación de inspiración católica que tiene como objetivo promover y difundir la devoción a la Santísima Virgen María y de colaborar con la “La Nueva Evangelización” , la cual consiste en atraer los numerosos católicos no practicantes a una mayor comunión eclesial, la frecuencia de los sacramentos, la vida de piedad y a vivir la caridad cristiana en todos sus aspectos. Como la Iglesia Católica siempre lo ha enseñado, el principal medio utilizado es la vida de oración y la piedad, en particular la Devoción a Jesús en la Eucaristía y a su madre, la Santísima Virgen María, mediadora de las gracias divinas. Sus miembros llevan una intensa vida de oración individual y comunitaria y en ella se forman sus jóvenes aspirantes.

version mobile ->