¿De donde nace el entusiasmo? Parte 1

Publicado el 05/14/2022

Para el alma idealista, que no se deja llevar por la frivolidad de una vida mediocre y sin grandes realizaciones, las proezas heroicas del pasado despiertan un sentimiento en el alma que lo lleva a querer, ella misma, realizar actos similares. Todos los hombres tienen capacidad de entusiasmarse por algo o por alguien. Veamos cómo el Dr. Plinio nos explica el nacimiento del entusiasmo en el alma del hombre.

Para saber lo que es el entusiasmo militar, el entusiasmo literario, el entusiasmo religioso, es necesario saber qué es el entusiasmo. ¿Qué viene a ser el entusiasmo? Es el sentimiento que se produce en el alma cuando el hombre es puesto en función, en presencia de una acción notablemente grande a varios títulos. Uno será su tamaño, otro será su arrojo, otro será su belleza, etc., pero una acción notablemente grande. El que esa acción notablemente grande haya costado un esfuerzo también notablemente grande o un riesgo notablemente grande. Cuando un hombre logra hacer una cosa que es de una importancia notable, que al mismo tiempo exigió un esfuerzo notable y que puede traer un riesgo notable, entonces uno tiene por este hombre entusiasmo.

Pueden ustedes recorrer las más diversas realizaciones posibles de un hombre. Siempre que esa realización entusiasma a terceros es porque por algunos de esos títulos ella se hizo recomendar. Antes de todo, una acción notablemente grande, por ejemplo, la acción de Cristóbal Colón descubriendo América. Es una acción notablemente grande. ¿Por qué? Porque es grande en sus efectos. Esa acción permitió el descubrimiento de un mundo nuevo. Es grande además por el esfuerzo que exigió. Exigió que el hombre, por primera vez, caminase en dirección a lo desconocido, en un mar donde las personas no sabían cómo eran las cosas, —Recordemos que ellos no tenían la idea de que el mundo fuera esférico—. Ellos tenían más o menos la idea de que el mundo era circular, pero circular a la manera de una bandeja, por ejemplo, redonda, o una rueda de un carro, pero no sabían que era esférico.

De manera que para ellos el gran problema era llegar hasta el confín del mar, donde suponían que el mar se uniese con el cielo y formasen una sola cosa. Ellos miraban al mar y veían que en cierto punto se unían. Entonces suponían que el mar y el cielo deberían en cierto momento unirse. Entonces, ¿qué sucedía allí? Ellos suponían que las aguas del mar caían en un abismo sin fondo, ignorado por todos. Entonces, cuando se llegara allá imprudentemente a ese lugar, la nave se hundía. Entonces era una acción muy arriesgada; si no fuese eso, ellos suponían que había figuras mitológicas, demonios, en los extremos del mar, y entonces se enfrentaban al terror de llegar hasta allá y ser devorado por alguna fuerza extraña. Todo eso les daba un verdadero pavor y al final la acción era grande por causa de la enorme travesía que fue hecha.

Más aún, la acción era grande, por la dama ilustre que encomendó la acción, Isabel la Católica. Y es necesario decir aún más, la acción era grande como premio para una nación que había hecho una gran obra. España y Portugal lucharon valientemente para expulsar de la Península Ibérica a los moros. Y a fin de cuentas el último punto de la conquista fue hecho por Fernando e Isabel la Católica, en la conquista de Granada. Ellos lucharon, pagaron alguna cosa a aquel reyezuelo de niñería que había allá, para irse. Entraron triunfalmente en Granada, dominando todo el ambiente.

Vista panorámica de Granada

Lo primero que se hizo en Granada fue lo primero que se hizo en América: se celebró una Misa, para que la augusta renovación incruenta del santo Sacrificio del Calvario se realizara en aquel lugar donde los moros mahometanos realizaban su culto a Alá. Y así Granada se volvió tierra firme y católica de la católica España. Entonces, para recompensa de todo eso, se comprende que la Providencia haya abierto, por así decir, las puertas del mar para Portugal y para España.

Continúa mañana.

Deje sus comentarios

Los Caballeros de la Virgen

“Caballeros de la Virgen” es una Fundación de inspiración católica que tiene como objetivo promover y difundir la devoción a la Santísima Virgen María y de colaborar con la “La Nueva Evangelización” , la cual consiste en atraer los numerosos católicos no practicantes a una mayor comunión eclesial, la frecuencia de los sacramentos, la vida de piedad y a vivir la caridad cristiana en todos sus aspectos. Como la Iglesia Católica siempre lo ha enseñado, el principal medio utilizado es la vida de oración y la piedad, en particular la Devoción a Jesús en la Eucaristía y a su madre, la Santísima Virgen María, mediadora de las gracias divinas. Sus miembros llevan una intensa vida de oración individual y comunitaria y en ella se forman sus jóvenes aspirantes.

version mobile ->