Fallece el Padre Carlos Tejedor, asesor espiritual de los Caballeros de la Virgen

Publicado el 05/30/2021

En el último sábado del mes de María, vísperas de la solemnidad de la Santísima Trinidad, el padre Carlos Tejedor Ricci EP entregó su alma a Dios. 

Cientos de miles de personas tuvieron la alegría de conocerlo personalmente, o por carta, o inclusive virtualmente. La claridad de sus palabras, sus sabios consejos, sus fogosas exhortaciones y su bondadosa caridad, lograron conducir – y muchas veces reconducir – a muchas almas por los caminos de la virtud.
 
Inició su vida de entrega a Dios con cerca de 18 años de edad en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Después de haber tenido la gracia de recibir durante años una sólida y profunda formación católica con el Doctor Plinio Corrêa de Oliveira, movido por un amor sin límites e incondicional a la Santa Iglesia asumió la dirección en Colombia de la obra fundada por Monseñor João Clá Dias, los Heraldos del Evangelio. Él promovió desde aquel entonces las apoteósicas giras que su fundador hizo con la imagen de Nuestra Señora de Fátima, las cuales marcarían indeleblemente la acción que la obra de Monseñor João desempeñaría en el país.
 
El 15 de junio 2005 en la Basílica de Nuestra Señora del Carmen en São Paulo, Brasil, tuvo lugar la primera ordenación sacerdotal del movimiento de los Heraldos del Evangelio, y junto a Monseñor João Clá Dias fueron ordenados otros 14 sacerdotes, entre ellos, el padre Carlos Tejedor.
 
Su incansable celo apostólico lo llevó a recorrer durante cuatro décadas toda Colombia, hasta los lugares más inhóspitos para llevar una palabra de aliento a los más necesitados, de consuelo a los sufridos, de ánimo a los tristes y de paz a los que se sentían perturbados.
 
Su empeño, su tenacidad y su fidelidad lo llevaron a realizar aquello que su fundador anhelaba: construir en esta nación mariana la primera iglesia de la comunidad fuera de Brasil. En la iglesia de Nuestra Señora de Fátima en Tocancipá, sus bóvedas policromadas, sus ornadas columnas y sus coloridos vitrales, pudieron escuchar una y otra vez su palabra de fuego en el ambón y su prudente consejo en la confesión, su voz de ánimo en la unción de los enfermos y su fervorosa devoción al dar la comunión.
 
Lo único que nos resta ahora es agradecerle infinitamente a la Divina Providencia por habernos otorgado una persona como el padre Carlos Tejedor, que, como un nuevo San Pedro Claver, o un nuevo San Luis Beltrán, desbravó las tierras colombianas y sembró en ellas con el sudor de su incansable apostolado y con la sangre de sus sufrimientos, una semilla de fe que crecerá y dará flores y frutos en cantidad para la Santa Iglesia Católica hasta el Reino del Corazón Sapiencial e Inmaculado de María.

Deje sus comentarios

Los Caballeros de la Virgen

“Caballeros de la Virgen” es una Fundación de inspiración católica que tiene como objetivo promover y difundir la devoción a la Santísima Virgen María y de colaborar con la “La Nueva Evangelización” , la cual consiste en atraer los numerosos católicos no practicantes a una mayor comunión eclesial, la frecuencia de los sacramentos, la vida de piedad y a vivir la caridad cristiana en todos sus aspectos. Como la Iglesia Católica siempre lo ha enseñado, el principal medio utilizado es la vida de oración y la piedad, en particular la Devoción a Jesús en la Eucaristía y a su madre, la Santísima Virgen María, mediadora de las gracias divinas. Sus miembros llevan una intensa vida de oración individual y comunitaria y en ella se forman sus jóvenes aspirantes.

version mobile ->