Gratitud, amor y fidelidad

Publicado el 09/25/2021

No encuentro suficientes palabras para agradecer a Nuestra Señora el favor de haber vivido desde mis primeros días, y de morir, como espero, en la Santa Iglesia, a la cuál entregué, entrego y espero entregar hasta el último aliento absolutamente completo de mi amor. De manera que todas las personas, instituciones y doctrinas que amé durante mi vida, y actualmente amo, sólo las amé o amo porque eran o son según la Iglesia. Igualmente, jamás combatí instituciones, personas o doctrinas sino porque y en la medida en que eran opuestas a la Santa Iglesia Católica.

Agradezco de igual manera a Nuestra Señora – sin que me sea posible encontrar palabras suficientes para hacerlo – la gracia de haberme consagrado a Ella como esclavo perpetuo. Nuestra Señora siempre fue la Luz de mi vida, y de su clemencia espero que Ella sea mi Luz y mi Auxilio hasta el último momento de la existencia.

Aún le agradezco a Ella, y con cuanta emoción, haberme hecho nacer de Doña Lucilia. Yo la veneré y amé en todo el límite que me era posible y, después de su muerte, no hubo día en que no la recordase con saudades indecibles. También le pido a su alma que me asista hasta el último momento con su bondad inefable. Espero encontrarla en el Cielo, en la cohorte luminosa de las almas que amaron especialmente a Nuestra Señora.

Después de la muerte espero, junto a María Santísima, rezar por todos, ayudándoles así de modo más eficaz que en la vida terrena. A todos y a cada uno pido profundamente y de rodillas que sean sumamente devotos de Nuestra Señora durante toda la vida.

(Extractos del Testamento de Dr. Plinio, 10/01/1978)

Deje sus comentarios

Los Caballeros de la Virgen

“Caballeros de la Virgen” es una Fundación de inspiración católica que tiene como objetivo promover y difundir la devoción a la Santísima Virgen María y de colaborar con la “La Nueva Evangelización” , la cual consiste en atraer los numerosos católicos no practicantes a una mayor comunión eclesial, la frecuencia de los sacramentos, la vida de piedad y a vivir la caridad cristiana en todos sus aspectos. Como la Iglesia Católica siempre lo ha enseñado, el principal medio utilizado es la vida de oración y la piedad, en particular la Devoción a Jesús en la Eucaristía y a su madre, la Santísima Virgen María, mediadora de las gracias divinas. Sus miembros llevan una intensa vida de oración individual y comunitaria y en ella se forman sus jóvenes aspirantes.

version mobile ->