La gran victoria es pertenecer por entero a María

Publicado el 01/09/2021

Plinio Corrêa de Oliveira.

Asistí a muchas fiestas de fin de año en otras épocas, cuando cada uno expresaba, en la intimidad de un círculo de familiares y amigos, sus esperanzas para el año que llegaba. Uno esperaba hacer un buen negocio, otro planeó un viaje a Europa, etc. Así, el paso del año estaba lleno de augurios favorables.

Hoy, casi nadie se atreve a hacer predicciones para el año siguiente. Se tiene miedo de hablar sobre el futuro, se entra en el nuevo año como quien entra en un quirófano.

En efecto, vivimos días de confusión, llenos de pesados y terribles enigmas, días de incertidumbre en los que sólo una cosa debe ser cierta: la deliberación de ser cada vez más de Nuestra Señora, siempre más unidos a Ella y dispuestos a luchar por Ella. Porque la gran pregunta que domina todas las incógnitas en el mundo contemporáneo es: ¿Cómo es la lucha entre el reino de los demonios y el Reino de María?

Al dirigirme a las almas animadas por la misma Fe Católica, por la misma devoción a Nuestra Señora, por el mismo deseo ardiente por el advenimiento del Reino de María, la derrota de los enemigos de la Santa Madre Iglesia y la exaltación, es decir, la glorificación de la Santísima Virgen y de su Reinado, estoy seguro de que la Madre de Misericordia, siempre dispuesta a protegernos y a favorecernos, como a todos los hombres, y que nada ama más en el mundo que a la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana, a la que consagramos nuestra vida y en defensa de la cual estamos dispuestos a dar todos los instantes de nuestra existencia, desde lo alto de los Cielos sonríe a todos sus hijos que se ponen a sus pies, suplicando las mismas gracias junto a su Sapiencial e Inmaculado Corazón.

Seguro de que Nuestra Señora también cumplirá con este pedido mío, imploro, de rodillas, que se acerque a nosotros y nos haga más y más de Ella.

Si al final de este año que ahora se aproxima, a pesar de todas las dificultades y tropiezos, podemos decir que avanzamos hacia el próximo año con paso decidido y siempre más unidos a la Reina de las Victorias, estaremos ganando. La gran victoria es pertenecerle por completo.
Hay una frase en la liturgia de la Iglesia que puede ser aplicada a María Santísima: Deus, cui servire regnare est 1 . ¡Oh, María!, serviros es reinar. Queremos para nosotros esta forma de realeza: servir aMaría de forma completa e ilimitada, hasta la hora en que Ella nos acoja en el Cielo 2 .

1) En latín: Oh Dios, serviros es reinar.
2) Extraído, con adaptaciones, de conferencias de 1/1/1988 y 26/12/1989.

Deje sus comentarios

Los Caballeros de la Virgen

“Caballeros de la Virgen” es una Fundación de inspiración católica que tiene como objetivo promover y difundir la devoción a la Santísima Virgen María y de colaborar con la “La Nueva Evangelización” , la cual consiste en atraer los numerosos católicos no practicantes a una mayor comunión eclesial, la frecuencia de los sacramentos, la vida de piedad y a vivir la caridad cristiana en todos sus aspectos. Como la Iglesia Católica siempre lo ha enseñado, el principal medio utilizado es la vida de oración y la piedad, en particular la Devoción a Jesús en la Eucaristía y a su madre, la Santísima Virgen María, mediadora de las gracias divinas. Sus miembros llevan una intensa vida de oración individual y comunitaria y en ella se forman sus jóvenes aspirantes.

version mobile ->