Noche de Paz: La Iglesia Católica viviendo en el alma de los pueblos. Traducción del Stille Nacht (Noche de Paz)

Publicado el 12/23/2020

Como el sol cuando atraviesa vidrios de colores variados, así es la acción de la Iglesia en el alma de los pueblos produciendo acordes diferentes para cantar la Navidad. A través de los cánticos navideños de cada nación comprendemos cómo la Iglesia católica es riquísima, inagotable en frutos de santidad y de perfección. ¿No tendrá, ella misma, su propia canción de Navidad?

Plinio Corrêa de Oliveira

Vamos a hacer el comentario de algunas músicas navide-ñas de diferentes naciones y considerar en ellas el modo en que cada pueblo canta la Navidad.

El pueblo de la bravura  de la proeza, pero dotado de delicadeza de alma

Comencemos por los alemanes, conocidos en el mundo entero principalmente como siendo un pueblo filosófico y militar. En cuanto militar, el pueblo de la bravura, de la proeza y, en cierto sentido, de la Caballería, de las Cruzadas.

Sin embargo, dotados de tal delicadeza de alma para la canción de Navidad, que compusieron el cántico navideño universal: el Stille Nacht, en el cual ellos imaginaron e interpretaron el sentimiento de ternura que debería despertar en quienquiera que viese en el pesebre un Niño débil, con todas las debilidades físicas de la infancia, llorando, con frío, pero siendo el propio Dios. Destinado, sin embargo, a sufrir tanto! Cuando abre sus brazos a las personas, ya forma una cruz que hace pensar en el dolor insondable por el cual Él va a pasar, e invita a considerar todo el amor que lo llevó a padecer eso por nosotros, para nuestro bien y nuestra salvación, sin otra finalidad a no ser ésta.

Todo eso despierta la ternura en el más alto grado. Y en una paradoja, porque se trata de la ternura hacia quien es infinitamente más que nosotros. Es un sentimiento paradójico, no obstante no contradictorio. Debe ser, pues, una compasión altamente delicada, fruto de un elevado criterio de sentimiento para tornarse digna de ser presentada a Aquel que, de hecho, merece esa compasión, pero que es Dios. La compasión humana para lo que hay de más delicado, entretanto al mismo tiempo admirativa y suplicante, por la cual quien tiene pena hace un pedido a Aquél de quien posee conmiseración, es otra paradoja de una gran belleza.

En cualquier canción navideña alemana encontramos esos sentimientos ligados magníficamente y formando el espíritu de la Navidad alemana, la cual gana en ser considerada no sólo como la Navidad ocurrida en Tierra Santa en el día en que Nuestro Señor nació, sino la Navidad como el alemán la festeja.

Es decir, imaginar la iglesita de la pequeña parroquia toda cubierta de nieve, con el reloj iluminado por dentro, indicando las doce menos diez; los aldeanos caminando con sus suecos, porque la nieve está llenando el camino y aún cae en copos; la iglesia bien calentita dentro, todo el mundo entra deprisa para po-der retirar sus capas y sentirse más gusto. A lo lejos están las casitas de la aldea, y se ve el humo que sube de las chimeneas…Es la conmemoración de la Navidad que ya está preparada, la chimenea encendida, las suculentas, deliciosas y substanciosas golosinas de la culinaria alemana que ya están en el horno para la fiesta de Navidad que se sigue a la solemnidad litúrgica.

Todo eso constituye, dentro de la inocencia de la nieve, un solo cuadro que completa los sentimientos de la canción navideña alemana.

La inflexión de voz comenta el sentido de la palabra cantada

En el Stille Nacht hay una mezcla de sumisión de espíritu, reverencia y compasión de un lado y, de otro, un gran pensamiento. A lo largo del cántico se nota esta alternativa: cuando la melodía baja es la ternura vigilante posando sobre la cuna; que nada toque al Niño, que nada lo moleste. El Niño está llorando, mas la Madre lo consuela… Entonces, aquel desvelo… Pero después, en cierto momento, la melodía se eleva y trae la idea de que es Dios quien está allí. Schlafe in himmlischer Ruh quiere decir “duerma en celestial tranquilidad”. El pensamiento entonces es: el Niño está durmiendo, pero la tranquilidad con que Él duerme es celeste, pues ese Niño no es de la Tierra sino del Cielo. De ahí el énfasis dado, por la melodía, a la palabra himmlischer, que significa “celeste”. Así, es característico de esa canción que la propia inflexión de la voz haga un comentario del sentido de la palabra cantada. Aquí hay un concepto de música que, a mi ver, sólo es superado por el gregoriano.

Tomado de la Revista Dr Plinio nº32, Vol. III, diciembre de 2020 , p.14-16,  Extraído de Conferencia de 3/1/1989

Deje sus comentarios

Los Caballeros de la Virgen

“Caballeros de la Virgen” es una Fundación de inspiración católica que tiene como objetivo promover y difundir la devoción a la Santísima Virgen María y de colaborar con la “La Nueva Evangelización” , la cual consiste en atraer los numerosos católicos no practicantes a una mayor comunión eclesial, la frecuencia de los sacramentos, la vida de piedad y a vivir la caridad cristiana en todos sus aspectos. Como la Iglesia Católica siempre lo ha enseñado, el principal medio utilizado es la vida de oración y la piedad, en particular la Devoción a Jesús en la Eucaristía y a su madre, la Santísima Virgen María, mediadora de las gracias divinas. Sus miembros llevan una intensa vida de oración individual y comunitaria y en ella se forman sus jóvenes aspirantes.

version mobile ->