Rumbo al Reino de María

Publicado el 12/20/2020

En el “Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen”, San Luis Grignion de Montfort predijo el advenimiento del Reino de María, una era en la cual Nuestra Señora debe resplandecer, “más que nunca en misericordia, en poder y en gracia” (n. 50). Y el santo suspira: “¡Ah! ¿Cuándo llegará esa feliz época en que la Virgen Santísima será la señora y soberana de todos los corazones para someterlos plenamente al imperio de su grande y único Jesús?” (n. 217).

Ahora bien, este célebre sacerdote francés, del que el Beato Juan Pablo II fue un gran devoto, menciona como uno de los principales impedimentos para la glorificación de la Madre de Dios, y para el reinado de Cristo por medio de Ella en los corazones, al hecho de que María no es aún lo suficientemente conocida por los fieles.

Esta afirmación puede parecer sorprendente, ya que en el siglo XVIII —cuando escribió su famoso libro— el culto a la Santísima Virgen ya había atravesado los océanos, alcanzado nuevo colorido en las Américas, en África, en la India, en el Extremo Oriente, en Oceanía, y había dado origen a centenas de piadosas advocaciones marianas.

Entonces, ¿cómo interpretar las palabras de San Luis Grignion?

Por admirable designio divino, el Evangelio es muy parco en detalles sobre la Madre de Jesús y ha sido en el gradual desarrollo de la doctrina católica donde se fueron revelando los maravillosos predicados de la obra maestra del Creador.

Sin embargo, más que a los estudios de los sabios y doctores, esto será debido la iniciativa de los fieles, inspirados por el Espíritu Santo. Pues, según afirma un autor, “parece como si los dogmas todos referentes a María hubiesen sido confiados a la custodia y explicación del corazón amante del sencillo y fiel pueblo cristiano, tanto o más que al raciocinio de la teología especulativa” (MARÍN-SOLA, OP, Francisco. La evolución homogénea del Dogma católico).

En efecto, fue la piedad popular la que dio un impulso —casi se diría que exigió— a la proclamación de los dogmas de la Inmaculada Concepción y de la Asunción. Y también las grandes apariciones marianas, destacadamente en Lourdes y Fátima, han tenido lugar en una época más reciente.

Considerando el creciente papel que tiene la Madre de Dios en la vida de la Iglesia, cabe preguntarse qué es lo que falta para que llegue el Reino de María, tan anhelado por el santo francés y prometido por Ella en Fátima cuando dijo: “Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará”. ¿No será alguna nueva explicitación de los inefables atributos de María Santísima la que inflame y transforme a los corazones? O quizá, ¿la predicación profética de un nuevo San Luis Grignion? Tal vez Cristo quiera que la más sublime de las eras históricas no provenga de acción humana, sino que tenga como causa un pedido de su Santísima Madre, que deje consignado para siempre el poder infalible de su intercesión.

“No tienen vino” (Jn 2, 3), dijo María a su Hijo en las bodas de Caná. Y esas palabras fueron suficientes para que Él realizara un estupendo milagro cuyos efectos sobrepasaron ampliamente aquella fiesta. ¿No habrá transcendido también ese humilde pedido los umbrales del tiempo alcanzando inimaginables gracias para los siglos futuros? ¿No estará próximo el momento en el que, para el advenimiento de su Reino, nos pueda recomendar: “Haced lo que Él os diga”?

Sólo el futuro nos lo revelará. Lo cierto es que nuestras almas se llenan de confianza y de entusiasmo al colocarse en esta perspectiva.

Deje sus comentarios

Los Caballeros de la Virgen

“Caballeros de la Virgen” es una Fundación de inspiración católica que tiene como objetivo promover y difundir la devoción a la Santísima Virgen María y de colaborar con la “La Nueva Evangelización” , la cual consiste en atraer los numerosos católicos no practicantes a una mayor comunión eclesial, la frecuencia de los sacramentos, la vida de piedad y a vivir la caridad cristiana en todos sus aspectos. Como la Iglesia Católica siempre lo ha enseñado, el principal medio utilizado es la vida de oración y la piedad, en particular la Devoción a Jesús en la Eucaristía y a su madre, la Santísima Virgen María, mediadora de las gracias divinas. Sus miembros llevan una intensa vida de oración individual y comunitaria y en ella se forman sus jóvenes aspirantes.

version mobile ->