Salvado por el repicar de las campanas

Publicado el 12/27/2022

Aquellos hombres, que parecían no tener corazón, escucharon la dulce y armoniosa melodía de las campanas. Cabizbajos, reflexionaron en cosas en las que ya hace años no pensaban: con el pensamiento contemplaban la pequeña iglesia de su pueblo, repleta de velas encendidas, los bellos pesebres montados con piedras. Reconstruían en su memoria oscurecida los alegres cánticos de Navidad que tantas generaciones habían cantado.

Noche de invierno… Gritos y tiros de fusiles se escuchan durante toda la madrugada. ¿Que sucede?

Es 24 de diciembre de 1796, en Francia. Un terrible conflicto entre republicanos y campesinos está en curso. Los soldados revolucionarios marchan furiosos. ¿Pero, hacia dónde? Para una expedición de sangre contra un pequeño grupo de rebeldes. La algarabía de tiros y gritos es por la captura de un campesino que al anochecer tendió una emboscada y disparó tiros de fusil contra la tropa. Dos de ellos se encargaron de amarrar el prisionero a un árbol.

El chouan 1 observaba todo atentamente con rostro serio y sereno como quien de ahí a poco enfrentaría la muerte y se presentaría al justo Juez. De otro lado, los “patriotas” se burlaban de su actitud.

La guerra dilacerante completaba ya tres años. La lucha intensa que las tropas republicanas trababan contra los campesinos había tomado un aire terrible. Se trata tanto de un lado como del otro, de matar o morir; por lo que un hombre capturado era un hombre muerto.

Había llegado la hora en la que Dios se llevaría el alma del humilde campesino. Los soldados llenos de cólera preparaban los fusiles. La burla y el sarcasmo eran la nota tónica de los revolucionarios.

El campesino permanecía estable y silencioso. Parecía prestar atención en un ruido lejano que las voces de los soldados impedían de oír bien. De repente, el campesino inclinó la cabeza y el silencio pasó a dominar el ambiente; la brisa suave traía consigo el sonido tranquilo de una campana dulcemente acompasada. Toda Francia, poco a poco era tomada por el repicar de las campanas, que se transformó en una gran armonía: era Navidad.

Los republicanos no entendieron bien lo que estaba sucediendo; pensaban que fuese un truco de los enemigos y se preparaban para la batalla. El valiente Chouan, con una leve sonrisa les explica lo que está sucediendo.

¡Es Navidad y está siendo celebrada la Misa de Gallo… Dios se hizo hombre para redimirnos!

Los soldados refunfuñaban, pero… las campanas, la brisa y las palabras del humilde campesino

les había tocado profundamente el corazón. “Navidad”, “Misa de Gallo”, “Dios se hizo hombre”, no paraban de resonar en sus cabezas.

Aquellos hombres, que parecían no tener corazón, escucharon la dulce y armoniosa melodía de las campanas. Cabizbajos, reflexionaron en cosas en las que ya hace años no pensaban: con el pensamiento contemplaban la pequeña iglesia de su pueblo, repleta de velas encendidas, los bellos pesebres montados con piedras. Reconstruían en su memoria oscurecida los alegres cánticos de Navidad que tantas generaciones habían cantado.

Tomados de sentimientos y recuerdos, quedaron enternecidos; las fieras, poco a poco se volvían blandas como las palomas. El campesino lloraba en silencio acordándose de sus hijos y de la convivencia familiar; aquella noche que debía ser feliz se convirtió en una noche de dolor y angustia.

Las campanas enmudecieron. Tal fue la emoción, que el propio sargento, dándole unas palmaditas en el hombro del Chouan, lo liberó y lo dejó huir.

Notas

1 Los chuanes (en francés: les Chouans) fueron los insurgentes realistas que combatieron al norte del Loira, en Bretaña, Maine, Normandía y el sur de Anjou (y además en los departamentos de Aveyron y Lozère) durante la Chuanería en contra de las atrocidades perpetradas por el gobierno durante la Revolución Francesa.

Deje sus comentarios

Los Caballeros de la Virgen

“Caballeros de la Virgen” es una Fundación de inspiración católica que tiene como objetivo promover y difundir la devoción a la Santísima Virgen María y colaborar con la “La Nueva Evangelización” , la cual consiste en atraer los numerosos católicos no practicantes a una mayor comunión eclesial, la frecuencia de los sacramentos, la vida de piedad y a vivir la caridad cristiana en todos sus aspectos. Como la Iglesia Católica siempre lo ha enseñado, el principal medio utilizado es la vida de oración y la piedad, en particular la Devoción a Jesús en la Eucaristía y a su madre, la Santísima Virgen María, mediadora de las gracias divinas. Sus miembros llevan una intensa vida de oración individual y comunitaria y en ella se forman sus jóvenes aspirantes.

version mobile ->

Curso de

consagración